¿Soy un inversor experimentado en crowdfunding?
Si no lo eres, tienes mayor protección👇🏼

inversor experimentado

Si vas a invertir en plataformas de financiación participativa (como Urbanitae), debes saber si eres considerado un inversor experimentado o no experimentado según el Reglamento (UE) 2020/1503 de la Unión Europea.

El objetivo de esta normativa es proteger a los inversores no experimentados de realizar inversiones que pueden no ser adecuadas para su perfil.

¿Soy inversor experimentado?

Por defecto, todo el mundo se considera un inversor no experimentado salvo que cumpla al menos dos de las siguientes condiciones:

  • Tener unos ingresos brutos de al menos 60.000€ o una cartera de instrumentos financieros superior a 100.000€.
  • Trabajar o haber trabajado en el sector financiero al menos durante un año en un puesto profesional que requiera tener conocimiento de las operaciones o haber ocupado un puesto ejecutivo durante al menos doce meses.
  • Haber realizado operaciones de volumen significativo en los mercados de capitales con una frecuencia media de diez por trimestre durante los cuatro trimestres anteriores.

Como ves, no todo el mundo es considerado inversor experimentado a efectos de la regulación actual.

Para ser considerado inversor experimentado, debes rellenar un cuestionario en la plataforma de financiación participativa, acreditando las dos condiciones.

¿Qué restricciones tienen los inversores no experimentados?

Realmente no existen restricciones como tal, es decir, un inversor no experimentado puede invertir todo el dinero que considere oportuno, no hay límite.

Pero sí hay dos situaciones que protegen a los inversores no experimentados:

  • Al realizar una inversión recibirán una advertencia de riesgo si invierten 1.000€ o el 5% de su patrimonio (la cantidad mayor).
  • El inversor tiene derecho a echarse atrás, es decir, durante los cuatro días siguientes de la inversión, se puede revocar la inversión sin coste adicional. Esta media protege al inversor en caso de haberse llevado por la euforia y su posterior arrepentimiento.